Carrito

¡¡ENVÍOS GRATUITOS!!

  • No products in the cart.

Blog

HomeMarisco a domicilioCamarón gallego con truel
Camarón con truel

Camarón gallego con truel

En las Rías gallegas existen numerosas y diferentes artes de marisqueo, pero hoy vamos a centrarnos en la captura del camarón con truel.

La captura del camarón en las Rías gallegas con truel es un arte de marisqueo que se realiza desde las bateas de mejillón con la ayuda de un truel. Una especie de ganapan con una vara de madera de eucalipto a modo de mango de entre 4 y 6 metros de largo y 6 centímetros de grosor que irá de más a menos en la conexión de la vara con el truel hasta la punta.

La vara es seleccionada previamente para que sea lo más recta posible y es de eucalipto porque su madera es muy resistente y lo suficientemente flexible para realizar este duro trabajo. Dentro de captura del camarón gallego con truel hay dos modalidades, las capturas de día y las capturas de noche.

La captura del camarón gallego con truel de día en bateas comienza su jornada con la salida del sol y suele practicarse desde la primavera hasta el otoño, siendo los meses de verano los más idóneos ya que se necesita que la mar esté en calma.

Una vez empieza a salir el sol, el mariscador «trueleiro» se dirije con su embarcación hacia la batea que cree más conveniente para trabajar, acompañado de un truel y de copes (sacos hechos de red) en los que irá depositando los camarones que vaya capturando.

Copes que estarán metidos en el agua para mantener siempre vivos los camarones, ya que así podrán ser vendidos en la lonja. Una vez en la batea y amarrada la embarción, el trueleiro subirá con cuidado a la batea con su truel e irá observando entre las cuerdas del mejillón dónde hay algas a distintas profundidades para bajar con cuidado el truel hasta ellas y capturar los posibles camarones que se encuentren en medio de ellas.

El truel será izado para arriba con cuidado de que no se escapen los camarones.

Este acto será realizado tantas veces como el mariscador pueda y estime necesario en cada cuerda de mejillón y en diferentes bateas desde el amanecer necesario para poder ver las algas hasta las dos de la tarde, hora en la que finaliza la jornada de capturas de camarón con truel de día. Pero la jornada no termina aquí ya que después de las capturas el trueleiro debe volver a puerto con su embarcación para seleccionar uno por unos los camarones por tamaños.

Una vez seleccionado el marisco los sacará del agua para llevarlos a la lonja en dónde los compradores pujarán y pondrán precio a cada tamaño de camarón expuesto. Una subasta en la que el que más pague elegirá los camarones que desea comprar.

Es aquí dónde comienza unos de los trabajos de www.sabordaria.com para conseguir los mejores camarones para nuestros clientes. Una vez terminada la venta de sus camarones el trueleiro guardará todos los utensilio, copes, capazo… y dejará preparada la embarción para el siguiente día de trabajo, reamtanda así su día laboral entre la 5 y las 6 de la tarde. Captura de camarón gallego con truel de noche.

La diferencia más grande, como sus nombres nos indican, entre el truel de día y de noche es su horario. Pero hay más. Éste, para la captura de camarón de noche es más pequeño que el utilizado por el día y que será imprescindible que la mar esté en calma y a poder ser que no sea un día de luna llena, cuanta más oscuridad, mejor, pronto sabréis porqué.

La jornada comienza igualmente con el recorrido en la embarcación desde el muelle hasta la batea elegida y una vez en ella, el trueleiro encenderá la linterna que porta en su frente. Los camarones poseen unos ojos pedunculares en los que se refleja la luz y la experiencia del trueleiro para verlos será clave para su captura.

Para poder verlos, es necesario que la lámina de agua esté lo más tranquila por ello tanto oleaje como la luz exterior como puede ser la de la luna restan la buena visión.

Una vez localizados los camarones se procederá a bajar sumergir con destreza y cuidado el truel para atrapar directamente a los camarones, sin necesidad de capturar algas como por el día, por lo que el artilugio no necesita ser tan grande.

Captura y riesgos de la captura del camarón gallego por truel

Igualmente, los camarones estarán siempre en copes en el agua para que de aguanten vivos para la hora de la subasta en la lonja.

En ambas formas de captura de camarón gallego, tanto de día como de noche, además del esfuerzo físico, los trueleiros han de tener mucho cuidado al caminar por las bateas.

Y es que, ir pisando entre puntón y puntón (traveseros en las que se amarran las cuerdas de mejillón de unos 10 centímetros ancho y separados por unos 50 centímetros uno de otro) con el riesgo que eso conlleva en una posible caída, más aún de noche y cuando el puntón está en malas condiciones, mojado o llenos de pequeñas algas resbaladizas, un gran riesgo para su integridad física que los trueleiros deben asumir.

Después de este pequeño resumen, qué mejor modo de reconocer el esfuerzo de los trueleiros que poner sus camarones en valor, ofreciendo al mundo sus camarones gallegos, de las Rías Baixas sin aprovecharse, como se aprovechan, para vender camarones de países del norte de Europa por gallegos.

El camarón gallego es un camarón especial, por su captura, por su calidad y por su sabor, un producto único y escaso y del que nosotros en www.sabordaria.com presumimos y mimamos haciendo que llegue vivo, como recién capturado en las bateas a los domicilios de nuestros clientes.

Post a Comment

Abrir chat