Carrito

  • No products in the cart.

Blog

HomeMarisco a domicilioBuey de mar. Buey Gallego
Buey de mar

Buey de mar. Buey Gallego

El Buey del mar, Cancer pagurus, conocido también como nocla, bou, cangrejo europeo y cangrejo pato. El Buey de mar es un crustáceo branquiuro, que tiene branquias, de la familia Cancride y el mayor de todos los cangrejos, llegando a alcanzar su caparazón los 30 cm de ancho y un peso total de más de 5kg.

Al buey de mar habita en el norte del océano Atlántico y, el Mar del Norte y en el Mar Mediterráneo,  tanto en fondos rocosos, en los que se resguarda en sus grietas y cuevas, como en los fondos arenosos, en los que se resguarda enterrado en la arena en fondos que abarcan desde los 2 metros hasta los 100 metros de fondo. El buey del mar puede alcanzar los 20 años de edad.

El buey del mar intensifica su actividad por la noche, es un marisco nocturno, es el más lento de todos los cangrejos, por el gran tamaño que alcanza y por su pesado caparazón y seguramente, la naturaleza le compensó con esas fuertes pinzas para defenderse y con un sistema nervioso muy complejo, en que los sentidos del olfato y el gusto están muy desarrollados.

El macho suele ser muy territorial y a menudo se pelean llegando en ocasiones a la muerte por conseguir un buen territorio. Sus depredadores naturales son peces como puede ser el congrio y cefalópodos como puede ser el pulpo, pero a medida que el buey de mar crece de tamaño, sus depredadores y su porcentaje de ser devorado disminuyen progresivamente.

El buey del mar posee un fuerte  caparazón liso, más ancho que largo de color pardo rojizo en la parte superior y un color blanquecino en su paste inferior.

Características del Buey de Mar Gallego

La característica que más nos llamará la atención del buey del mar, son sus grandes pares de pinzas con las que puede romper con facilidad todo tipo de conchas de moluscos y caparazones de otros crustáceos para alimentarse de sus carnes, estas grandes pinzas son todavía más grandes en el caso de los bueyes de mar macho. El color de sus pinzas es como el de su caparazón, rojizo, pardo y blanquecino por zonas, pero el las puntas de las pinzas podemos observar que son de color negro.

Además de las dos pinzas, el buey de mar dispone de otros cuatro pares de patas, todas ellas mucho menos desarrolladas y con pequeños pelos en toda su extensión , pero con una función igual de importante, el desplazamiento y el agarre, es por ello que todas ellas, terminan en unas afiladas uñas.

Encima de sus dos ojos son pedunculares tiene dos pequeñas antenas y dos pequeñas anténulas, todas ellas sensoriales. Debajo de sus ojos compuestos podemos  observar su boca, en la que distinguiremos varias piezas bucales, las mandíbulas, las maxilas, las maxímulas y dos pares de maxilípedos, que en su conjunto realizan todo el trabajo de triturar cada vez más el alimento hasta llegar a la boca. 

En la parte de abajo, en medio de dónde sales sus diez patas, podemos encontrar su reducido abdomen en forma triangular, más pequeño y triangular en el caso de los machos y un poco más ancho en el caso de las hembras, en ambos casos, el abdomen sirve para tapar y proteger los órganos sexuales y el ano.

En el caso de la hembra, llevará también pegados en la parte interior del abdomen los los más de 20.000 huevos que puede llegar a poner.

La reproducción del buey de mar se produce generalmente en el invierno, dónde e macho retiene a la hembra debajo hasta que ésta muda su caparazón y antes de que el nuevo se endurezca, el macho con la ayuda de sus apéndices abdominales (gonópodos) realiza la fecundación interna.

Los huevos permanecerán en el abdomen de la hembra hasta su eclosión de dónde saldrá en primer lugar una larva de 1 mm aproximadamente llamada Zoea que irá sufriendo transformaciones a postlarva y megalopa, hasta llegar a ser un juvenil con el mismo aspecto que el de adulto.

Después de haber leído estos interesantes datos sobre el buey del mar, queremos destacar también el extraordinario sabor de su carne blanca cuando el buey es consumido fresco, nada que ver con el sabor del buey que podemos encontrar en cualquier supermercado congelado.

Si quieres probar el verdadero sabor de éste gran marisco, está disponible en nuestra tienda on line www.sabordaria.com

Post a Comment

Abrir chat