Carrito

¡¡ENVÍOS GRATUITOS!!

  • No products in the cart.

Blog

HomeSin categoría¿Comprar almejas gallegas online?
almeja gallega en lonja

¿Comprar almejas gallegas online?

Las almejas gallega finas, la almeja blanca o babosa y la almeja roja tienen un lugar destacado en la producción acuícola de la costa gallega. Gozan de una gran tradición gastronómica, siendo la almeja fina la almeja más cotizada en las lonjas. Aunque también existe el cultivo de almejas, las almejas que se pueden comprar en Sabordaria.com son capturadas de los bancos naturales por los mariscadores y mariscadoras, tanto a flote como a pie.

Estructura externa de las almejas

La concha de estas tres especies de almeja es sólida, equivalva e inequilateral. El umbo es una pequeña protuberancia de las valvas que está situado en la mitad anterior de la concha. Las dos valvas forman la concha de las almejas estas unidas por un ligamento de color marrón, elástico y externo que se extiende por el lado dorsal de la concha hasta su mitad.

La articulación de las valvas es mediante una articulación conocida como charnela, situada bajo el umbo y formada por tres dientes cardinales en cada valva, siendo en diente central y el posterior de la valva derecha bífidos. Según la especia de la almeja, existen algunas diferencias en la forma, superficie y color de la concha.

La almeja fina tiene el contorno de la concha más o menos ovalado, con una depresión en la concha situada enfrente al umbo, alargada y en forma de corazón, aún que no muy definida, y surcada de costillas finas radiales de color marrón clara y oscura. La superficie de la concha de la almeja fina está esculpida por costillas radiales y concéntricas muy finas que se vuelven afiladas en las parte posterior y anterior de la concha, quedando su superficie con el característico aspecto de cuadrícula.

El color de la superficie externa de la valva puede ser blanca, amarilla o marrón claro, a las veces con rayas y estrías radiales o zigzag de color marrón más oscura. La almeja babosa o almeja blanca tiene forma ovalada aún que más alargada que la concha de la almeja fina. Presenta una lúnula alargada, en forma de corazón, y poco diferenciada del resto de la concha.

La superficie externa de la concha de la almeja blanca está surcada por líneas concéntricas, cruzadas por algunas líneas radiales muy finas. El color de la superficie externa de las valvas es crema, gris o marrón, a menudo con rayas o dibujos en zigzag de color marrón o púrpura.

Almeja gallega roja o almeja rubia

La almeja roja o almeja rubia tiene un contorno ovalado con una lúnula alargada bien definida en las almejas de tamaño mediano y pequeño y no tan clara en las almejas más adultas, con rayas radiales muy finas de color más pálida que el resto de la concha.

La superficie externa de las valvas es lisa, brillante y surcada por líneas de crecimiento no siempre clara. La coloración externa a de la concha de la almeja roja varía entre el color crema, amarilla, marrón a naranja, marrón y roja. En ocasiones con rayas e manchas en zigzag o radiales de color más oscura. La anatomía interna y la fisiología de las almejas La coloración de la superficie interna de la concha varía ligeramente en las tres especies de almeja.

En la almeja fina es de color blanca pulida, a alas veces con tintes anaranjados o púrpuras en la zona situada debajo del umbo.

En la almeja blanca o babosa es blanca brillante, con la zona próxima al umbo rosada o anaranjada. La superficie interna de las valvas está marcada por una serie de impresiones: – Impresión anterior e impresión posterior. Corresponden a las zonas de inserción de los dos músculos abductores. – Impresión paleal. Es la línea dejada por la inserción de los músculos del manto. – Seno paleal. Corresponde a la curva descrita por la impresión paleal a nivel de los sifones.

La almeja roja tiene un seno paleal poco profundo. La almeja blanca o almeja babosa lo tiene más profundo y se extiende hasta el centro de la concha.

La almeja fina también tiene el seno paleal profundo pero menos que la almeja babosa. Al retirar las valvas queda el cuerpo de la almeja recubierto por el manto, que está formado por dos lóbulos unidos dorsalmente desde el extremo anterior hasta el extremo posterior, en este último extremo forma dos prolongaciones retráctiles conocidas como sifones.

Estos dos sifones, uno inhalante y otro exhalante, conducen la corriente de agua que entra y sale de la cavidad paleal (cavidad formada por la cara interna del manto, que acoge al resto de la almeja).

En la almeja fina los sifones están completamente separados, mientras que el la almeja blanca permanecen unidos casi en todo su longitud. Los lóbulos del manto se unen a la parte interna de la concha por medio de los músculos paleales.

Los bordes del manto están divididas longitudinalmente en tres pliegues. El pliegue interno es de consistencia muscular, el pliegue medio o sensitivo está recubierto de numerosos tentáculos y el pliegue externo tiene función secretora. Si separamos los lóbulos del manto observamos primeramente las branquias, que son dos órganos laminares de estructura filamentosa, situados en ambos dos lados de la cavidad paleal.

Almeja blanca

Las branquias de las almejas dividen a la cavidad paleal en dos cámaras principales, una exterior o cámara inhalante y otra interior o cámara exhalante. La función de las branquias es doble, realizar la respiración y la filtración del agua.

En estrecha relación con las branquias están los palos labiales, formados por cuatro órganos laminares que rodean la boca y están en contacto con el extremo anterior de las branquias.

Los palos labiales recogen la comidas procedente de las branquias y la conducen a través de sus canales hasta la boca., que está situada en la región anterior y constituye el comienzo del aparato digestivo. El aparato digestivo de las almejas continúa con un corto esófago, luego un estómago con forma irregular y dividido en dos regiones.

Una anterior en la que se abre el esófago y los dos conductos principales del hepatopáncreas (glándula que rodea completamente el estómago, y es responsable de la secreción de encimas para la digestión), y otra posterior que aloja el estilo cristalino (especie de varilla alargada, que al rotar mezcla las partículas alimenticias con las encimas segregadas en la zona), y el conducto intestinal.

La continuación del estómago está un intestino dividido en tres regiones, que desemboca en un ano. En la margen ventral del cuerpo y prolongándose por la región anterior, se encuentra el pie, órgano musculoso y contráctil, que le sirve a la almeja para desplazarse y enterrarse en el fondo y para fijarse al sustrato mediante el biso.

El biso de las almejas consiste en una sustancia filamentosa segregada por la glándula del biso, localizada en la base del pie, está sustancia se solidifica en contacto con el agua, y fija las almejas al sustrato.

Los músculos abductores son dos estructuras cilíndricas de color blanco, el músculo abductor anterior está situado cerca de la boca y el posterior muy próximo al ano. Ambos músculos son responsables de los movimientos del cierre de la concha de las almejas. Las gónadas están situadas entre la masa visceral y su desenvolvimiento varía según la edad de la almeja y la época del año.

Reproducción de las almejas gallegas

Las almejas son especies gonocóricas, es decir, que no representan diformismo sexual. Las almejas maduras liberan sus productos sexuales al mar, en donde tiene lugar la fecundación. La expulsión al exterior de los gametos masculinos es a través del sifón exhalante.

El número medio de gametos femeninos u ovocitos expulsados en cada puesta varía de una especie de almeja a otra, oscilando entre 1 y 2 millones la almeja blanca y 1 millón la almeja fina. Pocas horas después de la fecundación aparecen las primeras formas planctónicas, conocidas como larvas trocóforas; este estado dura entre 24 y 48 horas y da paso al estado de charnela recta o de larvas en D, llamadas larvas Véliger; su tamaño oscila entre los 0,090 y los 0,120 milímetros.

Según van creciendo reciben nombres diferentes, que hacen referencia a los cambios en su morfología; a una longitud próxima a los 0,160 milímetros la charnela se curva y se desarrolla el umbo, recibiendo el nombre de larva Véliger umbonada.

Entre los 0,220 y los 0,230 milímetros está en la forma pedivéliger, en la que aparecen, el pie con el que se arrastrará en busca de una zona donde fijarse al sustrato del fondo marino y la glándula del biso. En este momento termina su vida planctónica y da comienzo a su metamorfosis.

La época de las puestas de las almejas gallegas varía de unas a otras. La almeja fina desova en los meses de julio y agosto, la almeja blanca o babosa tiene los primeros desoves a finales de primavera, después empieza a madurar de nuevo y si las condiciones son buenas realiza otra puesta en el otoño.

El crecimiento de las almejas gallegas

Es normal que los músculos de las zonas temperadas muestren una disminución del crecimiento, si son almejas nuevas, o una suspensión del crecimiento en ejemplares de mayor edad, durante los meses de invierno, cuando la temperatura del agua y la disponibilidad de alimento muestra valores mínimos. Este detenimiento va acompañado de la formación de un anillo en su concha, que recibe el nombre de anillo de crecimiento. Éste, interpretado correctamente permite conocer la edad de la almeja.

Las almejas fina pueden alcanzar los 9 centímetros y su crecimiento es más lento que el de las almejas blancas que alcanzan los 4,5 centímetros y el de las almejas rojas que pueden alcanzar los 6 centímetros.

La alimentación de las almejas

El régimen alimenticio de las almejas es predominantemente sedimentívoro. En el caso de las almejas finas, la longitud de sus sifones le permiten un bombeo de las partículas orgánicas, detríticas o en suspensión en el agua del sustrato, así como toda la partícula alimentaria de la interfase agua-fondo en donde residen.

Las partículas provenientes del caudal del agua bombeada por el sifón inhalante, son retenidas por las branquias y pasan a los palpos labiales que separan las partículas orgánicas de tamaño o forma inadecuados, las cuales rechazan y expulsan por el sifón exhalante.

Las almejas gallegas blancas se alimentan de manera muy parecida a las almejas fina, si bien su carácter de inmersión más prolongada, las lleva a modificar ligeramente sus hábitos alimenticios los sifones unidos, no tan largos como los de las almejas fina, exigen un ritmo de bombeo más constante y una velocidad de corriente mayor con el fin de obtener así una mayor renovación del caudal alimenticio.

Los depredadores de las almejas gallegas

Los depredadores más importantes de las almejas son los cangrejos (Carcinus maenas) y las estrellas de mar (Asteria Rubens). Ambos depredadores pueden acabar con bancos enteros de almejas.

Capturas de las almejas

La mayor parte de la producción de almejas de Galicia proviene de procesos extractivos de bancos naturales de almejas, como las almejas que se pueden comprar en Sabordaria.com, pero también existen parques de cultivo, como los conocidos parques de almejas de Carril.

Hábitat de las almejas

Las almejas fina son propias de fondos de arena limpia, fondos de restos de conchas o fango duro, desde el nivel medio de las mareas hasta pocos metros del fondo.

Las almejas blancas o almejas babosas, debido a que sus sifones son más cortos no se puede enterrar a tanta profundidad que las almejas fina, resistiendo mal la bajar. Vive en bancos de arena fina y fondos fangosos. Siempre está por debajo del nivel inferior de las mareas y hasta los 40 metros del fondo.

Las almejas gallegas rojas habitan en fondos de arena y restos de conchas desde el nivel de la bajamar hasta los 200 metros de profundidad.

Post a Comment

Abrir chat