Conoce el amor por nuestra tierra y el marisco más fresco de Galicia con envío a domicilio.

Recuerda que puedes encontrarnos mediante correo electrónico o a través de nuestras redes sociales.

Follow me on instagram

672 386 933
sabordaria@sabordaria.com

Comprar Cigalas

A la hora de comprar cigalas nos encontraremos en el mercado con muchas y distintas alternativas, congeladas, peladas, precocinadas y con procedencias que abarcan gran parte de los mares del planeta. Pero sin lugar a dudas, comprar cigalas del Atlántico Norte vivas como las que ofrecemos en Sabordaria.com, distan mucho de todas las demás opciones.

Comprar cigalas vivas, al igual que los demás mariscos, es sin duda la mejor elección, ya que la calidad y el sabor junto a las aguas fértiles y frías en las que habitan, hacen que sean un placer para el paladar.

La cigala es un marisco que gusta mucho a la mayoría de las personas y en consecuencia, es un marisco habitual en celebraciones y eventos en los que se pretende pasar un buen rato gastronómico, ya sea con amigos o familiares.

En Sabordaria.com además de ofrecer las mejores cigalas vivas y distintos tamaños de las mismas, también queremos añadir toda información sobre las cigalas, un marisco peculiar y curioso.

La cigala (Linnaeus, 1758. Nephorosp norvegicus) es un crustáceo decápodo, posee diez patas, que puede alcanzar los 18 cm de longitud y que pertenece a la familia Nephropidae.

El cuerpo de las cigalas es estrecho y alargado y está protegido por un fuerte caparazón articulado de color rosáceo, anaranjado y blanquecino.  De sus cinco pares de patas, las tres primeras terminan en pinzas, las primeras, desiguales entre sí, mucho más grandes con las que rompe y trocea los alimentos. Y un segundo y tercer par, mas pequeñas con las que lleva el alimento a la boca. Los otros dos pares de patas de las cigalas, también pequeñas, terminan en uñas con las que camina.

En el rostro de la cigala destacan sus dos ojos grandes pedunculares de color negro y sus dos fuertes espinas longitudinales que utiliza para defenderse. También observaremos dos pares de antenas, un par mucho más largo que el otro, de color anaranjado, con el que detectan todo tipo de cambios y olores del agua.

El abdomen de las cigalas es alargado y posee un caparazón segmentado y articulado que termina en una ancha cola también segmentada en forma de abanico. Gracias a todo ello, las cigalas puede impulsarse hacia atrás para escapar de sus depredadores dando coletazos contrayendo su abdomen.

Las cigalas habitan en fondos de hasta 700 m, siempre que sean blandos y de arena fina en los que puedan escarbar sus profundas madrigueras con varias entradas y salidas para esconderse de sus depredadores.

Las cigalas son mariscos solitarios a los que les gusta salir poco de su zona de confort, moviéndose únicamente al anochecer y al amanecer para alimentarse de pequeños crustáceos, equinodermos como la estrella de mar, moluscos, poliquetos y peces.

Reproducción

La época de desove de las cigalas va desde julio a marzo y es la hembra la encargada de llevar pegados, en la parte inferior de su abdomen, los huevos a los que irá oxigenando con el movimiento de sus patas. Los huevos de las cigalas al principio presentan un color verdoso que con el tiempo se irán tornando hasta alcanzar un color rojo, que será el momento de la eclosión. Una vez eclosionados los huevos, pasarán por distintas fases larvarias y transformaciones hasta que con dos años, alcanzarán su edad adulta.

La captura de las cigalas se realiza básicamente en alta mar, lejos de las zonas costeras, por barcos de arrastre, que como su nombre indica, arrastran por el fondo sus aparejos para capturar las cigalas.

 

Deja un comentario