Cómo comer nécoras

Para degustar una nécora podemos comenzar por sus patas, seccionándolas de raíz y luego partiéndolas por cada una de sus articulaciones para ser apretandas con los dedos, consiguiendo que salga la carne de su interior. Para las pinzas, por su concha más dura, realizaremos el mismo troceado pero nos ayudaremos de unas pinzas o cascanueces para romperla.

Una vez degustadas sus patas y pinzas, separaremos con las manos la zona del abdomen (donde estaban las patas) de la concha de arriba llamada cacho (donde está la boca y los ojos).
Una vez separadas, podemos degustar el cacho, sacando su carne del interior ayudándonos de una cuchara pequeña.

Para degustar la zona del abdomen, utilizaremos un cuchillo para, verticalmente, cortarla en dos, de dónde iremos sacando de los orificios de su cuerpo duro, una sabrosa carne blanca.

(Degustar estos con tranquilidad y llegando a todas las partes de su esqueleto para sacar la carne de su interior, es un poquito como un “ritual”)

Tanto el buey como el centollo que comen de la misma manera, sólo cambia que al ser más duras sus conchas, tendremos que utilizar unas pinzas o un cascanueces para romperlas)

Nota: al partir con las manos las patas por las articulaciones de los centollos y bueyes, ya sale pegada la carne, por lo que es “más fácil” comer la pata de un centollo que de una nécora.

Previous postNext post

Deja un comentario

0

Tu carrito