Conoce el amor por nuestra tierra y el marisco más fresco de Galicia con envío a domicilio.

Recuerda que puedes encontrarnos mediante correo electrónico o a través de nuestras redes sociales.

Follow me on instagram

Para degustar una nécora podemos comenzar por sus patas, seccionándolas de raíz y luego partiéndolas por cada una de sus articulaciones para ser apretandas con los dedos, consiguiendo que salga la carne de su interior. Para las pinzas, por su concha más dura, realizaremos el mismo troceado pero nos ayudaremos de unas pinzas o cascanueces para romperla.

Para prepararlo a la plancha, si el bogavante es fresco y vivo (como el nuestro), lo cogeremos por la cabeza para que no nos haga daño con su cola y lo pondremos encima patas abajo de una tabla de cocina con un paño de por medio para que no resbale. Lo trocearemos, ayudados de un buen cuchillo, de forma vertical de cabeza a cola en dos partes iguales. Hasta que esté troceado, no sacaremos las sujeciones (gomas) de sus pinzas, ya que estas son muy poderosas, (capaces de amputarnos un dedo sin problema)

En el órgano X, situado en los pedúnculos oculares, la hormona inhibidora de la muda (HIM) evita la muda y el órgano Y, situado en los segmentos de la cabeza, ante un estímulo externo o interno como pueden ser el aumento de presión dentro del caparazón o la pérdida de alguno de sus apéndices (si pierde una de sus patas por ejemplo le nacerá otra) comienza a secretar ecdisona, la hormona precursora de la muda (HM). El crustáceo comenzará a formar un nuevo exoesqueleto sobre el exoesqueleto viejo.

0

Tu carrito